En la Ría de Arousa se encuentra uno de esos lugares que no deja indiferente a nadie, A Illa de Arousa.

Atrayente por sus paisajes, por su historia, pero también por su componente social excepcional. Fueron sus gentes quienes hicieron que la isla se convirtiera en lo que hoy es, quienes la protegieron y defendieron como si del mayor tesoro se tratase, y no es para menos, porque A Illa es un verdadero paraíso natural que desde aquí trataremos de mostrar.

No es ni mucho menos la única isla de la ría pero tan sólo esta alcanzó el privilegio de ponerle su nombre, lo que nos revela su importancia. Arousa es un topónimo de probable origen celta que parece significar “al este del Barbanza”, una clara referencia a la posición geográfica que ocupan los territorios así apodados.

Por “A Arousa” es conocida la isla a la que hoy nos acercamos y que consiguió dar nombre a una de las más importantes rías gallegas, la Ría de Arousa, pero este topónimo también es utilizado por los municipios vecinos de Vilagarcía y Vilanova que gozan también de esta situación única al levante del Barbanza.

Panorámoca Illa Arousa
Foto de Piragüilla

La costa de A Illa es especialmente sinuosa y recortada llegando a alcanzar los 36 quilómetros entre los cuales destacan playas de arena suave y aguas cristalinas como las de Bao, Camaxe, Camaxiñas, Conserrado, Area da Secada ou Punta Carreirón. No dejes de visitarlas para darte un chapuzón o para realizar alguna de las actividades que desde Bluscus ofrecemos, como el snorkel que os permitirá conocer sus fondos marinos.

Además, la zona de Carreirón está declarada Parque Natural y de especial protección de aves integrada en el Parque Natural Complexo Intermareal Umia – O Grove, así que si en lugar de sumergirte prefieres mirar al cielo también tenemos una opción para ti con un guía ornitológico.

Pero aún hay más, muy de cerca acompañan a la isla pequeños islotes como el de Areoso, zona natural protegida, de apariencia dunar e importante foco de estudio tanto en lo referente al Patrimonio Natural como al Histórico. Es por ello que no debes perder la oportunidad de acercarte a uno de los tesoros de la ría a bordo de una lancha.

Faro Punta Cabalo A Illa de Arousa
Faro de Punta Cabalo

La superficie de A Illa de Arousa cuenta con hasta 7 km2 que hacen de ella un territorio lo suficientemente grande como para ser un paraíso natural habitado y no tan sólo de mera contemplación o disfrute. Y así fue entendido desde siempre, pues estuvo ocupada ya durante la antigüedad. Los vestigios arqueológicos encontrados nos hablan de que los primeros arousáns habitaron la isla ya en la Prehistoria.

De esta época conservamos importantes huellas en el islote Areoso, uno de los sitios arqueológicos más fascinantes de Galicia del que aún no está todo dicho, ya que aún queda mucho por investigar. Se trata de una necrópolis prehistórica en el medio del mar que cuenta con hasta cinco monumentos megalíticos que las mareas han ido descubriendo a cuenta gotas y al que ya hay quien lo denomina “a illa dos mortos”.

Propiamente en A Illa de Arousa, los primeros datos históricos se remontan a época cristiana pero existen restos de una villa romana cercana a Punta da Cova y una necrópolis de posible origen suevo en las proximidades de la playa de Area da Secada. Es sabido que en el siglo X la isla pertenecía al compostelano Monasterio de San Martiño Pinario y que entre los siglos XI y XII se construye una torre, en el actual barrio de A Torre, con el fin de defender la ría de los ataques normandos. Esta sería complementaria a las de A Lanzada, San Sadurniño, Lantaño, Lobeira y Catoira con las que también compartiría diseño. De esta torre se conoce que seguía en pie aún en el siglo XVII pero que posteriormente fue derruida al perder su función original y pudiendo ser reutilizados sus materiales en la construcción de la iglesia neoclásica de San Xulián.

muiño de mareas a illa
Flickr ©fran eirin – Molino de Mareas

Gamelas, botes, dornas, bateas, nasas, raños… son algunos de los nombres de las innumerables embarcaciones, aparejos y artes de pesca y marisqueo que nos podemos encontrar en A Illa y que nos narrar su inevitable vinculación al mar. Ya en el siglo XIX llegó a haber hasta siete industrias de salga y pesca de sardina. Fue en 1879 cuando el importante empresario Goday instaló en A Arousa la que sería la segunda fábrica en importancia de salgado de pescado en Galicia. Arranca en esta época una industria conservera pionera y que a día de hoy sigue manteniendo a Galicia como una referencia a nivel internacional. Estamos por tanto ante una sociedad de carácter agrícola y marinera pero también industrial conocida por su fuerza y esfuerzo. Si quieres meterte en su piel no dudes en sumergirte en una jornada de marisqueo y degustación en A Illa de Arousa.

Paseo Illa de Arousa

Los de Arousa tuvieron siempre presentes tres reivindicaciones: luz, puente y ayuntamiento, llegando a alcanzarlas todas. La primera de ellas, la luz eléctrica llegó a A Illa tan sólo en 1946. Una fecha muy tardía si tenemos en cuenta que la primera red eléctrica gallega se instaló en Pontevedra en 1888, es decir, tuvieron que pasar 58 años para que los vecinos de A Illa consiguieran que una compañía eléctrica invirtiera en llevar la electricidad a la isla. Era una tarea un tanto complicada que mejoró con la construcción del puente, cuarenta años más tarde, pero aún actualmente son frecuentes los apagones. El viaducto se hizo esperar hasta el mes de septiembre de 1985, momento en el cual se pudo abandonar finalmente el transporte marítimo por el rodado y acercar distancias con el vecino municipio de Vilanova a apenas 2 km.

En lo referente a la organización administrativa, sabemos que A Illa de Arousa fue un ayuntamiento independiente entre los años 1833 y 1873. Al perder dicha autonomía pasó a depender del municipio de Vilanova de Arousa aún que durante los años 1935 y 1945 fue suscrito al concello de Vilagarcía de Arousa. Pero las exigencias y reivindicaciones de los isleños hicieron que desde 1997 se convirtiera en una de las municipalidades más recientes de Galicia siendo la única insular.

Puente Illa de Arousa
Flickr ©aguamorta

Ha sido su condición isleña y el arraigo de su población lo que ha conservado el auténtico paraíso natural de Arousa. Desde Punta Cabalo al Parque Natural de Carreirón pasando por Punta do Bao y por todo el Patrimonio Natural, Cultural y Etnográfico que engloba, con sus molinos de viento y de mareas, sus lavaderos tradicionales, sus fiestas gastronómicas o ancestrales aún conservadas como el Samaín o el Entroido. Por todo esto y por mucho más,  A Illa de Arousa es un lugar único que no debes dejar de descubrir.

About the author

Estudié Historia del Arte, una carrera que me animó a viajar e incluso a trasladarme por un tiempo al Mediterráneo. Pero mi mar es otro y mis anclas han estado siempre echadas en Galicia. Gran parte de mi vida la pasé a los pies del río Ulla, en Catoira, con familia a uno y otro lado de las aguas que separan las provincias de A Coruña y Pontevedra, que a la vez se abren hacia la más grande y céntrica de las rías gallegas, la ría de Arousa. Esta posición estratégica, y el viejo coche de mis padres, me permitieron conocer desde muy pequeña gran parte de la costa gallega que tanto me fascina. Al igual que gran parte de los gallegos, siempre he mirado al mar con sentimientos que ondean entre el respeto y el placer al ver en él una fuente de trabajo importantísima pero también de relajo y diversión. Además, cada vez que uno de sus tesoros gastronómicos se presenta ante mi consigue sacarme una sonrisa. El sabor a mar es uno de mis favoritos.
2 Responses
  1. […] A Illa es un imprescindible de la ría de Arousa. Su condición de isla habitada es la que la hace especial, todo el lugar está decorado con gamelas, dornas, nasas y todo tipo de aparejos entre pequeños muelles, calas o un molino de mareas. Escenario inconfundible de un pueblo marinero. No nos podíamos olvidar del paraíso que se encuentra enfrente de este municipio, el islote Areoso. Arenas blancas y agua azul turquesa, sin duda el caribe gallego. […]

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com