+34 657 63 59 99 Horario de verano: De lunes a sábado 10.00 a 14.00 y 16.00 a 19.00 info@bluscus.es
+34 657 63 59 99 Horario de verano: De lunes a sábado 10.00 a 14.00 y 16.00 a 19.00 info@bluscus.es

En estas últimas semanas comienzan a producirse en Galicia las llamadas erróneamente “mareas rojas” pues ni es un fenómeno asociado a las mareas, ni tiene porqué provocar una coloración roja. Un proceso que trae de cabeza al sector pesquero que vive del cultivo de moluscos bivalvos u organismos con concha como la almeja o el mejillón. Y es que, mientras se produce estos episodios,  se prohíbe su extracción, venta y consumo por resultar nocivos para la salud.

Pero ¿por qué se produce esto?¿por qué podemos comer estos productos durante todo el año sin problema pero no durante los días en los que se produce este fenómeno?

La explicación está en el crecimiento desmesurado de unos pequeños microorganismos presentes en nuestras costas llamados dinoflagelado.

Estos, a pesar de tener un nombre que parece el de una especie de reptil del Jurásico, no son más que  algas unicelulares microscópicas que forman parte del plancton marino y que son fuente del alimento no sólo para los mejillones y las almejas sino también para otros bivalvos como la cholga, vieira, berberechos y gasterópodos (caracoles). Poniendo una  comparación que pueda entender todo el mundo, son como la flora del mar, la vegetación que realiza la fotosíntesis. Y los moluscos serían como los herbívoros en tierra.

Entonces, te preguntarás: ¿qué problema hay en que estas algas proliferen siendo el alimento de organismos como mejillones o las almejas? Pues los hay y serios. Este boom o crecimiento masivo sería beneficioso para los moluscos bivalvos si no fuera porque van acompañados de algunas algas marinas productoras de toxinas que en grandes cantidades pueden provocar serios problemas de salud al ser humano.

La principal causa de que se produzcan las mareas rojas está en los viento del sur.

visitar una batea en Vigo
batea-Vigo

Estos vientos dan lugar a corrientes de entrada en las Rías (el agua superficial se mueve unos 45 grados a la derecha del viento) que impiden que el agua se regenere y que por tanto hace que la toxina, generada en altas cantidades en primavera por el boom de estas algas, permanezca pegada a la costa, afectando a toda la costa gallega y a prácticamente la totalidad de los bancos marisqueros. Esto suele ocurrir sobretodo cuando, tras varios días soplando viento del norte-nordés, se produce un brusco cambio a vientos del sur.

El viento del norte o nordés (como expliqué en un anterior post en este blog) favorece al crecimiento del plancton al favorecer la entrada en las rías de agua rica en nutrientes y oxigenada debido a el fenómeno de afloramiento. Si tras un episodio de vientos de norte, el viento gira al sur permite el ascenso de la temperatura del mar , y por tanto la reproducción masiva de estos microorganismos y además, si se mantiene en el tiempo, impide la regeneración de las Rías haciendo que estas «se contaminen».

No todos los tipos de dinoflagelados producen toxinas, ni todas las toxinas son del mismo tipo ni producen en el cuerpo el mismo efecto.

En Galicia diferenciamos principalmente los siguientes tipos de toxinas: la DSP que produce episodios diarreicos con vómitos, nauseas y dolor abdominal; la PSP cuyo principal síntoma es la de una intoxicación paralizante que va desde el entumecimiento o picazón hasta la parada respiratoria en los casos graves; la ASP o toxina amnésica que produce espasmos abdominales, vómitos, desorientación y pérdida de memoria.

Pero, a pesar de lo peligroso de estas mareas rojas, los consumidores podemos estar totalmente tranquilos.

Galicia no sólo es un referente mundial en acuicultura y producción acuícola sino también en el control y seguimiento de este proceso. Buena cuenta de ello pueden darnos las personas que viven del mar, de las bateas y del marisqueo a pie, pues se encuentran en primera línea de batalla. Son los primeros interesados en producir y vender un producto de primera calidad muy apreciado a nivel mundial.

Si esta explicación te ha despertado el interés sobre este fenómeno, sobre la vida marisquera, como es el proceso de cultivo de mejillón en bateas o como se trabaja a pie de playa, yo te recomiendo que hagas algunas de nuestras actividades de marisqueo a pie que te llevan a conocer de primera mano a estos profesionales del mar, y que te aseguro será sobre todo una actividad verdaderamente enriquecedora.

Sobre el autor

Desde siempre me he sentido atraída por el mar. Me crié junto al él, respirando su día a día, en un pueblecito pesquero cerca de Sanxenxo. Eso me enseñó lo importante que es para muchas familias y el papel fundamental que juega en el mantenimiento del equilibrio ecológico en nuestro planeta. Por eso, ya desde muy pequeña, tuve muy claro que quería ser de mayor y en que quería poner todos mis esfuerzos. Así que me licencié en Ciencias del Mar y me hice oceanógrafa. Pero no me quedé ahí, porque yo quería transmitir mi pasión por el océano y sus recursos, y poner mi granito de arena en lo que pudiese, en concienciar sobre la importancia de cuidarlo y poder vivir de él no sólo en el presente sino también en el futuro. Se me ocurrió que una buena forma de hacerlo era llevando el mar a la gente, y que mejor forma que a través del turismo. Por lo que me decidí a hacer el Ciclo Superior en Guía, Información y Asistencia turística en Vigo. Actualmente, y tras terminar estos estudios, me encuentro realizando prácticas en la mejor empresa que pude encontrar, pues me permite llevar aunar mis conocimientos sobre el mar, con la experiencia de lo que es la vida en el mar hasta la gente, hasta el turismo: Bluscus

Leave a Reply

× ¿Cómo puedo ayudarte?