La semana pasada os hablábamos de la ría de Pontevedra y sus peculiaridades, en esta ocasión viraremos el barco rumbo sur y dejaremos caer el ancla en el puerto de Vigo: el refugio del pescador.

Pues bien, señor Aronnax, estamos en la bahía de Vigo, y sólo de usted depende que pueda conocer sus secretos.”

Podríamos levantarnos y pediros que nos sigáis como hizo el capitán Nemo tras esta afirmación, pero ni nos encontramos en el Nautilus, ni pretendemos representar 20.000 leguas de viaje submarino.

Lo que nosotros queremos es que conozcas todos esos secretos que llevaron a Julio Verne a dejar plasmado para siempre en sus escritos y lectores, esta ciudad y sus aguas.

Puerto de Vigo1
Fotografía: metropolitano.gal

 

Dado que se trata de una localidad cargada de historia, y no queremos dejarnos ninguna anécdota en el tintero, comencemos por el detonante: el puerto de Vigo.

 

HISTORIA

El puerto de Vigo se crea en la época de los romanos, y como toda pequeña villa con gran potencial sin explotar, pasa por numerosas épocas de desdicha y de bonanza consecutivamente. Sufre guerras, ataques piratas, conquistas y reconquistas e incluso se dice que sus aguas albergan tesoros de galeones hundidos.

Los tesoros están por encontrar, si es que los hay, lo que si hemos encontrado han sido cañones de la época que dejan a la imaginación divagar acerca de lo que esconden estas aguas.

Tras siglos de historia, ha sabido esquivar cada una de las piedras que se le han puesto en el camino, dando lugar a la actual Vigo, considerada una de las principales ciudades portuarias de la Unión Europea.

Quizás el epicentro, y el que vio nacer esta infraestructura sea el emblemático barrio de O Berbés, en donde en un principio, solo existía una playa pero que poco a poco fue tomando forma y cobrando vida, vida mariñeira.

Es precisamente el muelle de O Berbés el que ve zarpar y arribar barcos de pesca de altura y de bajura, los cuales nutren la lonja de Vigo distribuyendo pescado fresco. En él se hallan 4 dársenas con sus correspondientes muelles, en donde se encuentran las principales empresas del sector en comercialización y venta.

 

DATOS TÉCNICOS

Como bien nos explica la APVIGO (Autoridad Portuaria de Vigo) hablamos de la puerta de entrada del desarrollo económico de la comarca, un enclave logístico altamente especializado conectado con Europa, América, África y Asia por más de 80 líneas marítimas regulares y unido con los principales puntos de la península ibérica por carretera, autopista y ferrocarril.

La industria de la automoción o el granito, entre otras, alimentan la actividad exportadora e importadora del puerto haciendo transitar más de 4 millones de toneladas de mercancías al año, el 90% de ellas mercancía general con un valor añadido que supera los 12.000 millones de euros.

 

Para mayor entendimiento, desglosaremos el puerto y la ciudad de Vigo en 3 apartados:

Vigo naval

Desde el barrio de Teis hasta el barrio de Bouzas no podemos más que observar impresionados las grandes grúas de los astilleros, esa parte del puerto destinada a la fabricación y reparación de embarcaciones, en donde el sonido del metal y las soldaduras nos sumerge en el Vigo más industrial.

Así, nombres como Barreras, Freire, Vulcano o Armón quedarán en la carpeta “inolvidable” de la memoria de todo vigués.

 

Vigo pesquero

La actividad pesquera genera en Vigo, solo a través del puerto, 6.000 empleos directos, y las 357 empresas pesqueras de la ciudad facturan más de 3.000 millones de euros al año, por lo que el título de este apartado no podría estar más acertado: Vigo pesquero.

Entre las operaciones declaradas para subasta de la lonja de Vigo las especies más vendidas que nos encontramos son: la quenlla tintorera, el salmón, la lubina, el calamar, la pescadilla blanca, el sargo o el rodaballo.

 

La industria de la conserva

Aunque parezca uno de esos “inventos gallegos”, la industria de la conserva tiene un origen peculiar y bastante anterior al que creemos. Todo surge en Francia, Napoleón ofrece 12.000 francos a aquel que consiga conservar los alimentos el mayor tiempo posible con miras a expediciones que realizaba por todo el mundo.

Es aquí donde aparece la figura de Nicolás Appert, cocinero y confitero francés, quien sienta las bases de los orígenes de un sector clave para la ciudad de Vigo y para toda la comunidad.

¿Cómo llega a Vigo esta gran novedad? Gracias a productos de calidad, como la sardina en aquel momento, se asientan empresas como Massó, Curbera, Dotras, Barreras, Bargés o Castañer haciendo que hoy en día podamos afirmar, no solo que hay un gallego en la luna, si no que un pedazo de nuestro patrimonio marítimo está fondeando en hogares de todo el planeta.

 

Es hora de elevar anclas y partir hacia nuestro próximo destino, pero antes…

Refugio, según la R.A.E: Asilo, acogida o amparo; lugar adecuado para refugiarse; hermandad dedicada al servicio y socorro de los pobres.

Y es que no hay mejor definición para una pequeña y pobre villa en la que precisamente los pescadores que la habitaban, fundan una “hermandad” dedicada al mar, una hermandad que les proporciona trabajo, alimento y prosperidad.

Ahora sí podemos afirmar con rotundidad… Puerto de Vigo: el refugio del pescador.

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com