Tiempo atrás os contábamos una de las historias más antiguas de Galicia, la referente a las leyendas y piedras de Muxía, pero este lugar no solo merece la pena por su historia y gastronomía así que… voilà! Tercer motivo por el que visitar Muxía: una lonja diferente.

 

Antes de adentrarnos en el por qué, comencemos por una breve introducción. Muxía, esa mágica villa marinera de la Costa da Morte, es comúnmente conocida por albergar en su tierra el santuario de la Virgen de la Barca, parada obligada para todo peregrino del camino de Santiago.

Hasta los años 60, sus habitantes vivían una fuerte precariedad: no había tierras para cultivar ni para recoger leña pero el descubrimiento del caladero de O Canto da paso a una nueva época dorada para la localidad. Se comienza a pescar especies de alto valor, las cuales generan una riqueza que permite el desarrollo urbano y viario originando la Muxía actual.

 

SITUACIÓN

La lonja está situada en una península en la zona sur de la Costa da Morte. Durante unos años tuvo una de las flotas más importantes de España dedicada a la pesca con “pincho”, es decir, con anzuelo, donde la captura principal era la merluza.

Como cuenta Xosé Búa, marinero muxián desde los 80 “aquí se puede pescar de todo porque en la zona del Touriñán, confluyen las principales corrientes oceánicas: la de Humboldt, la de Groenlandia y la que viene de Ciudad del Cabo.”

 

CAPTURAS Y ARTES DE PESCA

Como hemos mencionado, el pincho constituye una de las técnicas más utilizadas por los marineros de esta comarca, pero no es la única. La pesca de bajura por su parte, se dedica a los miños (redes) atrapando en ellas besugos, rapes y julianas y también a las nasas (aparejo), que nos permiten disfrutar de magníficas centollas, bueyes, bogavantes, nécoras y pulpos.

En cuanto a la flota de arrastre, las capturas son variadas, aunque las especies objetivo son lirio, caballa y jurel. Por otro lado, las agrupaciones sectoriales se dedican al percebe, a la navaja y al longueirón.

Fotografías: Concello de Muxía

 

Después de estos datos técnicos, llegó la hora de pasar al por qué

¿Por qué la lonja de Muxía es diferente?

 

En agosto del año pasado, Muros do Nordés, una iniciativa de la Asociación Juvenil Comarea y en colaboración con el Concello Muxián, arropaban los muros de esta lonja coruñesa con un concepto y mensaje extraordinarios.

A través del arte, se pretendían revalorizar y visibilizar el papel de la mujer en la vida marinera, creando así un diálogo intergeneracional en el que se mezcla la tradición y la modernidad, resultando una auténtica galería de arte urbana en la que reflexionar acerca de las múltiples visiones que un mismo tema puede sugerir.

Fotografías: Xesus Bua

 

Podemos encontrarnos desde una reinterpretación en blanco y negro de una fotografía de Ramón Caamaño, hasta una mujer muxiá con superpoderes o un universo mítico de sirenas. Todo ello atravesando decenas de mejillones, por dentro y por fuera de las instalaciones, con todas las connotaciones que estos suponen hacia la feminidad.

Quizás sea el hecho de que esta lonja no cuente ya con subastas, dado que se realizan en A Coruña desde hace unos años, pero lo cierto es que no paran de surgir proyectos. La reciente noticia de la creación de un restaurante-lonja diseñado por la firma pQliar Consulting nos deja con un deseo irrefrenable de apuntar en nuestra agenda “Visitar lonja de Muxía as soon as posible”.

Sin duda, una clara demostración de que el avance y la tradición pueden caminar de la mano y con la vista siempre fijada en el horizonte.

Leave a Reply