Ya empiezan a acortarse los días. El verano se nos escapa como la arena de playa entre los dedos. Septiembre es un mes que produce nostalgia al sol, a los helados y a las marcas del biquini. Pero también augura buenos momentos de “sofá, peli y manta”, de chimenea y de cocidos en la aldea.

Pero también es tiempo de vendimia, y esto me ha recordado que, con el paso de los años, nuestros bodegueros han conseguido crecer y posicionar a los caldos gallegos. En nuestra comunidad, son cinco las D.O que se reparten el territorio: Valdeorras, Monterrei, Ribeiro, Ribeira Sacra y Rías Baixas.

Pero hoy no voy a contaros nada de la vendimia, hoy vengo a dejaros algunas propuestas para acompañar vuestros maravillosos platos con estupendos vinos.

Bodegas Marqués de Vizhoja, D.O Rías Baixas: aunque albariño se asocie a la zona de O Salnés (Pontevedra), la D.O Rías Baixas tiene cinco subzonas de producción. En este caso, la zona de O Condado es la elegida, y en Arbo se encuentra esta bodega. Señor da Folla Verde es un vino compuesto por las variedades Albariño (70%), Treixadura (15%) y Loureiro (15%). De aspecto brillante y limpio, en boca es fresco y su sabor persistente, dejando un sabor dulce. Os lo recomiendo para una ocasión especial, acompañado con un marisco o una selección de ahumados. No dejará lugar a dudas de que este es un vino exclusivo.

producto-señor-da-folla-verde-2015Bodega da Pinguela, D.O Valdeorras: una bodega tradicional que se localiza en Petín de Valdeorras (Ourense), con fantásticas vistas al río Sil. Pinguela significa “cueva excavada en la roca de la montaña”, y en ella se conservaban antiguamente los vinos. Su vino Ventura Garnacha procede de cepas con una antigüedad notable: casi 100 años. Es un vino monovarietal, 100% uva garnacha, por lo que tiene un carácter frutal intenso y ese rojo intenso tan particular de esta uva. Se acopla muy bien con una tabla de quesos de sabor intenso, unas anchoas o salmón. Es un vino que no deja indiferente.

Bodega Ladairo, D.O Monterrei: impresionados por la hermosura del Castillo de Monterrei, en Verín, debemos seguir hasta Oímbra, concretamente hasta el valle de Ladairo, donde se produce el vino que toma este mismo nombre. Ladairo Mencía es un vino joven, de sabor suave y que se alarga en boca. Es verlo y pensar en cerezas y moras, con eso color rojizo tan vivo. Es un vino que se compone exclusivamente de uva Mencía, cultivada en sus viñedos plantados en espaldera. ¿Con qué tomarlo? Un guiso de congrio, con unas patatas gorditas y guisantes “de casa”, se dejará acompañar de este sabroso caldo.

Ladairo

Bodega Pazo de Vieite, D.O Ribeiro: la zona de O Ribeiro tiene una limitada extensión que consigue personalizar cada vino y crear  así una pequeña producción. Como ejemplo está Pazo de Vieite, una bodega que «cocina» sus caldos a partir de las cepas que los monjes de San Clodio plantaron por el siglo XVII, en el priorato de Vieite. En este caso Viña Farnadas cautiva con su gustoso sabor. De color amarillo pajizo y tonos verdosos, es muy fresco y nos deja un recuerdo a flores como el jazmín. Compuesto en un 85% de Treixadura, el 15% restante se reparte entre uva Godello, Albariño, Loureiro y Torrontés. Para disfrutarlo con una merluza rellena con gambas y salsa cremosa. ¡Una comida diez!

farnadas

Bodega Ponte da Boga, D.O Ribeira Sacra: la Ribeira Sacra se sitúa en el interior de Galicia, tierra bañada por el río Sil y el Miño. Si hay algo espectacular es el profundo cañón que se crea entre las provincias de Lugo y Ourense: un paisaje impresionante. Adega Ponte da Boga se sitúa en Terra de Caldelas, próxima al río, y sus bancales son trabajados de forma artesanal, para crear un vino como Porto de Lobos. Es un vino monovarietal de uva Brancellao que procede de una parcela de minúsculos bancales. De color rojo intenso, su olor recuerda a las violetas. Acompañado de un bacalao al horno o a la brasa, queda de lujo. Esto es auténtica viticultura heroica.

Adega Castrobrey, D.O Rías Baixas: esta bodega se encuentra en la subzona menos conocida de la denominación: la Ribeira del Ulla, al norte de la provincia pontevedresa y compartida con la provincia de A Coruña. Las 7 hectáreas de viñedos de Castrobrey se sitúan en Camanzo (Vila de Cruces), y en ellas se cultivan diferentes variedades blancas y tintas, con edades comprendidas entre los 10 y 60 años. Sin Palabras es un vino blanco de color amarillo, afrutado y con la acidez justa y equilibrada. 100% uva Albariño con más de 50 años, os recomiendo que os lo toméis con un  arroz de vieiras y langostinos o unas cocochas de merluza. Espectacular.

castrovaldes

Bodega Joaquín Rebolledo, D.O Valdeorras: Ourense está poblada de viñedos, y en este caso, el lugar de A Rúa es el afortunado en albergar las fincas de esta bodega familiar. En ella han conseguido conectar la tradición y la tecnología, consiguiendo vinos prestigiosos. En este caso, el Joaquín Rebolledo Godello, es un vino blanco de tonos amarillos y verdes. 100% uva Godello, en paladar es suave y cuando lo hueles recuerda a flores de árboles frutales. ¿Cómo maridar el Godello? Os recomiendo un picoteo con quesos, embutidos o ahumados. También combina muy bien con unas conservas y un rico pan.

joaquin-rebolledo-godello

Bodega Crego y Monaguillo, D.O. Monterrei: esta vez no desplazamos a una bodega familiar situada en A Salgueira, un lugar cerca de Verín (Ourense). En mayo de este 2016 cumplieron 10 años abiertos, y aunque comenzaron con un producción pequeña, ya han alcanzado buena fama y reconocimiento. El blanco Crego y Monaguillo es un vino de color pajizo, elaborado casi en su totalidad con uva godello (90%) y un toque de treixadura (10%). Es un vino fresco, con un sabor que persiste en boca. ¿Con que lo acompañaría? Un pescado blanco, tipo lenguado o rodaballo, a la plancha; añadimos una ensalada con frutas y queso y ¡voilà!

Bodega Casal de Armán, D.O Ribeiro: turismo rural, enoturismo y gastronomía, esta es la definición de esta casa del siglo XVIII, situada en O Cotiño – Ribadavia (Ourense). En sus casi 20 hectáreas cultivan sólo variedades autóctonas, plantadas en terrazas que miran al río. Algunas de sus fincas dan nombre a sus vinos, lo que sucede con Armán Finca Os Loureiros. Este vino blanco surge de la combinación de tres uvas: 90% Treixadura, 5% Godello y 5% Albariño. De color dorado, en boca es fresco y con amplio sabor. Un plato perfecto para combinarlo puede ser un pulpo á feira, o un marisco que sirvamos frío, como la centolla.

Bodega Guímaro, D.O Ribeira Sacra: debemos viajar hasta Santa Cruz de Brosmos, un lugar de Sober (Lugo), para encontrarnos con esta joven bodega, de principio de siglo, y en la que se elaboran vino de forma tradicional. Guímaro es un vino con un color intenso y un aroma que recuerda a las moras, ciruelas, arándanos, etc. Está compuesto por un 85% de uva Mencía, a la que se unen otras castas autóctonas como Mouratón, Garnacha, Negreda, Merenzao, Caíño, Sousón y Brancellao. Jugoso, suculento, agradable… No es un vino que caiga bien con todos los pescados, sin embargo con unas sardinas o jureles asados puede ser un buen aliado. Como sabéis, en verano tienen grasa, cosa que aporta equilibro entre los sabores en boca.

bot-guimaromeixeman-sinanada

El maridaje de vinos es una cuestión de gustos. Yo no soy sumiller, y al final, todo dependerá de lo que más guste, tanto para beber como para comer. Como podéis comprobar, yo me decanto por los blancos, son una debilidad.

Si os atrae el mundo del vino, os aconsejo visitar bodegas con catas, en las que podréis aprender un poco más sobre los caldos que crecen es nuestra tierra. Y sobre todo experimentar. Combinar sabores, colores, texturas y aromas. Y si no os atrevéis, una recomendación: un vino que te guste beber solo, será un acierto. ¡Chinchín!

About the author

Crecí en Aguiño (Ribeira), un pequeño pueblo pesquero, en el que tenemos “percebes coma puños”. Las bondades del mar y del mundo que lo rodea, me han hecho ver que “a terriña” tiene mucho que ofrecernos, por esto me especialicé en el sector turístico. Siento la necesidad de dar a conocer nuestra cultura gallega, este estilo de vida atlántico, que nos hacer ser así: arraigados, familiares y generosos. Creo que nuestra naturaleza oceánica se refleja en nuestra gastronomía, por lo que este rincón pretende ser un acercamiento a nuestra identidad a través de la cocina. Me declaro fan de las empanadas (con cualquier relleno, en la mesa, todo vale), del albariño en “cunca” y de cualquier fiesta en la que haya pulpeira, o sea, todas. Compartiré experiencias gastronómicas para haceros llegar el sabor del mar. Si algo tenemos todos en común es el comer y el beber.
1 Response

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com