Entierro de la Sardina

Después de una semana de algarabía carnavalera concluye esta fiesta popular. En Galicia, el Entroido se celebra con mucho arraigo y tradición en diferentes pueblos, como son Verín, Laza, Xinzo o Maceda, en donde los Peliqueiros o las Pantallas “aterrorizan” con sus zamarras a los curiosos. Los cigarros por su parte amenizan las calles con sus alegres bailes y el sonido estridente de sus chocas.

En otras localidades de Galicia también es fiesta señalada, como en A Illa de Arousa que se extiende más de una semana o en Vilaboa, el Carnaval de Cobres, madamas y galans inundan de color la festividad en este municipio.

La parte gastronómica también tiene su relevancia, por supuesto y durante principios del mes de febrero, en las mesas gallegas suelen abundar, las filloas, las orejas o el lacón. Unas delicias que reanudan las comilonas después de las navidades.

Pero como nosotros somos muy de mar, queremos detenernos un poco más en una celebración muy peculiar, el «Entierro de la Sardina» y su origen.

Un entierro en el que se celebra de diferente manera según la zona, desde una parodia en donde las viudas de negro lloran desesperadamente a la sardina “difunta”, hasta otros desfiles más pintorescos, con burras y charangas.

Entierro de la sardina
Fotografía de Hirian Aldizkaria

El final de la suerte de la «Sardina» también difiere, puesto en algunas sitios es incinerada en la hoguera o bien enterrada, dependiendo la región. El símbolo de la Sardina representa el desenfreno y el vicio de las fiestas vividas. Su final la vuelta al orden, la reflexión del pueblo y la liberación.

Esta celebración significa el final del carnaval aunque que en algunas localidades se extiende después de esta fecha.

Origen de la celebración

Además de Galicia, este desfile realiza en muchos puntos de la geografía española y Latinoamérica.

Su origen no está claro ya que son varias las versiones. Algunas atribuyen esta celebración a la tradición de hace más de tres siglos en Madrid de enterrar un cerdo abierto en canal, llamado “cerdina”. Esta tradición se extendió al resto de pueblos de España y con ella su confusión a la palabra «Sardina».

Otra versión sitúa su origen en Murcia, en el que un grupo de estudiantes murcianos a mediados del siglo XIX recorrían las calles de la ciudad la última noche de Carnaval con túnicas negras y un ataúd con una sardina dentro. Acabaron quemando este ataúd en su loca huida y de ahí surgió su tradición, evolucionando en una cabagalta en años posteriores.

En Murcia es Fiesta declarada de Interés Internacional y sin duda es una de las fiestas más ansiadas por sus habitantes. En la víspera se lee desde el balcón del ayuntamiento el testamento de Doña Sardina y acaba cuando se quema la última carroza de la noche. En Barcelona o en Ibiza después de quemar la Sardina, se “consuelan” con una gran sardinada. También hay tradición de este desfile en Las Palmas de Gran Canaria o Fuentesnuevas (León), entre otros lugares.

Pintores famosos también quisieron retratar en sus lienzos esta costumbre,   Francisco de Goya fue uno de ellos.

Sin duda, una fiesta atípica entre la parodia y la tradición que a nosotros siempre nos llamó mucho la atención desde jovencitos.

Nosotros, hemos acabado derrengados de tanta celebración, pero al igual que vosotros pensando en … ¿cuál es la próxima fiesta?

*Fotografía de portada de Benetusser hoy

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com