Belén, Velem, Bellam, Veillane, Vilán, Villano… son muchos los nombres reproducidos en la cartografía para denominar uno de los puntos más peligrosos del litoral gallego,  el cabo Vilán. La palabra gallega vilán y la castellana villano proceden ambas del latín villanus que hacía referencia al vecino o habitante de condición humilde de una villa o aldea pero con el tiempo adquirió el significado de rústico, ruín o indigno.

Esta definición no encajaría muy bien con el lugar a no ser que haga referencia a su abrupto y temible terreno. Por ello, se han buscado otros orígenes que expliquen este topónimo camariñán. Lo cierto es que podría derivar del vocablo gaélico bhfaoileán que se pronuncia /vuila:n/ y que significa gaviota.

Sería, por tanto, el cabo de las gaviotas y precisamente la gaviota tridáctila (Rissa tridactyla) es una de las habitantes de este espacio natural que sólo anida, en la Península Ibércia, en las Islas Sisargas y en el cabo Vilán.

cabo vilán costa da morte

 

Su imponente entorno natural, apreciable tanto si llegamos por tierra como por mar convierten a cabo Vilán en monumento natural declarado Sitio Natural de Interés Nacional en 1933. Se trata de una zona de alto valor ecológico candidata a la IBAs  europea (Important Bird Areas) por su importante colonia ornitológica.

Además, el granito rosado de la torre, extraído en canteras de la zona, se integra a la perfección con el paisaje geológico. La mano del hombre no ha conseguido modificar la belleza natural que continua mostrándose en estado puro aunque el faro compite en la actualidad con otros gigantes.

En las proximidades se encuentra el Parque Eólico de Cabo Vilán, en el Alto da Vela, inaugurado en 1989 y el primero que se hizo en Galicia así como una piscifactoría de rodaballo desde el año  2003.

Estamos en Camariñas, en la Costa da Morte.  Quizás este topónimo no oficial se originase precisamente aquí, donde los naufragios se sucedieron sobre todo a finales del siglo XIX. Las estadísticas demuestran la peligrosidad de estas aguas con numerosos hundimientos y justifican que en este punto, al igual que en muchos otros de la costa gallega, fuese necesaria la presencia de un faro.

Faro de Cabo Vilán - Camariñas
Costa da Morte, A Coruña

 “Existe en mi tierra una costa brava que recibe, en el lenguaje popular, el nombre de Costa de la Muerte. Cada año la marina inglesa paga su tributo a los bajíos, escollos y arrecifes de la temible orilla. Allí, como en las costas de Bretaña, la niebla se condensa y espesa de tal modo, que el marino más experimentado corre al naufragio sin advertirlo. (…). La costa se halla desguarnecida de faros y señales, y la prensa regional riñe una campaña para que esta necesidad sea atendida ¿Nos lo agradecerán los ingleses? ¿Verán en ello un indicio de nuestro “saneamiento” como nación?”

Emilia Pardo Bazán, “La vida contemporánea”, 1904.

El primer faro de cabo Vilán, del que sólo conservamos las ruinas, data de 1854 y se construyó como complementario al de islas Sisargas, levantado también en esos años centrales del siglo XIX. Fue la Comisión de Faros quien determina el emplazamiento y la necesidad de luz en este tramo concreto de costa. Por cuestiones de financiamiento, el primer faro de Vilán será de 4ª orden pero además,  la ubicación tampoco fue la mejor.

El faro primitivo, que se encendía mediante una lámpara de émbolo de aceite de oliva,  no lograba superar con su luz el punto más alto del cabo Vilán, provocando zonas de oscuridad a pesar de que se intentó rebajar el terreno a base de dinamita.

El gobierno inglés, bandera de la mayor parte de los barcos hundidos en este punto, llega a exigir al gobierno español una mayor intensidad de luz en este lugar. Con todo, no será hasta 1885 cuando se apruebe la construcción del  futuro faro de 1ª orden para Vilán.

Cabo Vilán antiguo
Fotografía antigua del primer faro Vilán, de cuarta orden © patrimoniogalego.net

 

El 15 de enero de 1896, en un momento en el que los pueblos más próximos no tenían todavía luz elétrica, entra en funcionamiento el nuevo faro de Vilán irrumpiendo como una gran novedad. El faro de Vilán será el primero de España en utilizar la energía eléctrica.

A pesar de que habían existido varios intentos de construcción de un nuevo faro, la tragedia del HMS Serpent, un buque británico que naufragó en 1890 en este cabo, aceleró la nueva construcción. La repercusión internacional de este siniestro dejó en evidencia al gobierno español que trató de solventar la situación con el que podemos denominar “el faro de los faros”.

El proyecto del nuevo faro lo realizaron los ingenieros Francisco Lizárraga y Adolfo Pequeño. Levantaron una torre octogonal de 24 metros de altura que aparenta más por el lugar en el que se ubicó, una roca a 80 metros sobre el nivel del mar.

Se dice que en los días de temporal la torre se mueve, abanea con el viento, pero parece que no tenemos que preocuparnos ya que los expertos confirman que esta es la mejor garantía de su buena estabilidad debido a la elasticidad de los materiales utilizados en su construcción.

descubrir costa da morte cabo vilano
Cabo Vilán. Flickr © Gabriel González

 

Su luz alcanza los 125 metros de altitud llegando a alcanzar los 55 kilómetros lo que permite  llegar a ver la señal de la Torre de Hércules sin perder de vista la de Cabo Vilán.

En sus orígenes, se necesitaron seis fareros, un maquinista y un fogonero para dar servicio al faro por lo que se construyó un edificio de servicio que se encuentra unido a la torre por un túnel con más de cien escaleras.

Actualmente, este espacio alberga un Centro de Interpretación de los naufragios, faros y señales marítimas que guarda, entre otras piezas originales, la primera linterna del faro.

 

subida-faro-vilan

 

El faro se llenó de cultura y visitantes en los últimos años pero también de historias de vida. La más apasionante quizás sea la de su farera Cristinauna de las primeras mujeres en aprobar el examen para ocupar este puesto y la primera que se jubilará en esta profesión.

Su trabajo, que hasta los años 70 no permitió mujeres, es también su vida. La soledad la entiende como libertad y aunque es una enamorada del mar también sabe que es “un asesino”.  Estos mares de Vilán, que tantas vidas se cobraron también inspiraron junto a su faro a muchos poetas y artistas. Desde Bluscus os invitamos a conocer los faros de la Costa da morte con nosotros.

O vilán

É quizais un xigante poideroso
que ollándonos está,
cun ollo refulxente que alumía
na azul inmensidá…

Ben o vexo, antre a brétoma, alá lonxe,
brilante lostregar;
eu ben vexo antre a brétoma o seu ollo
constante parpadear…

É un cíclope soberbo que alumía
aos que pola auga van,
é un cíclope soberbo que lostrega
no monte do Vilán.

GONZALO LÓPEZ ABENTE
(De Escumas da ribeira,1911)

 

Es quizás un gigante poderoso
que mirándonos está,
con un ojo resplandeciente que alumbra
en la azul inmensidad…

Bien lo veo, entre la niebla, allá lejos,
brillantes rayos;
yo bien veo entre la niebla su ojo
constante parpadear…

Es un cíclope soberbio que alumbra
a los que por el agua van,
es un cíclope soberbio que irradia
en el monte de Vilán.

 

 

About the author

Estudié Historia del Arte, una carrera que me animó a viajar e incluso a trasladarme por un tiempo al Mediterráneo. Pero mi mar es otro y mis anclas han estado siempre echadas en Galicia. Gran parte de mi vida la pasé a los pies del río Ulla, en Catoira, con familia a uno y otro lado de las aguas que separan las provincias de A Coruña y Pontevedra, que a la vez se abren hacia la más grande y céntrica de las rías gallegas, la ría de Arousa. Esta posición estratégica, y el viejo coche de mis padres, me permitieron conocer desde muy pequeña gran parte de la costa gallega que tanto me fascina. Al igual que gran parte de los gallegos, siempre he mirado al mar con sentimientos que ondean entre el respeto y el placer al ver en él una fuente de trabajo importantísima pero también de relajo y diversión. Además, cada vez que uno de sus tesoros gastronómicos se presenta ante mi consigue sacarme una sonrisa. El sabor a mar es uno de mis favoritos.
1 Response

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com