Estos días está llegando a su término un proyecto que hemos tenido el privilegio de conocer a través de sus protagonistas. En el Museo del Mar de Galicia, en Vigo, se expone desde el 1 de junio y  hasta el 31 de octubre, la embarcación tradicional destinada a convertirse en el símbolo de la peregrinación jacobea por mar y que consolida las relaciones históricas entre Irlanda y Galicia. Se trata del curraghNoamh Gobnait”, un bote con una historia llena de sentimientos y sobre el que se ha realizado una restauración inédita.

La embarcación: el curragh

Un curragh o curach es una embarcación tradicional irlandesa con estructura de mimbre que se recubría originalmente con pieles de animales (hasta dos o tres capas) y actualmente con lienzos alquitranados. Su diseño le permitía navegar tanto en mar abierto como en ríos de poco calado. Se trata un barco abierto, sin cubierta, propulsado a remo, aunque se le puede armar un pequeño aparejo para moverse a vela con vientos favorables. Se caracteriza, a pesar de su frágil apariencia, por su resistencia, ligereza y versatilidad.

“Sempre hay que ser humilde con el mar, sobre todo en un Naomhóg”

Documental A viaxe do Camiño
Modelo de curragh fabricado desde el relato histórico de San Brendan

Su uso no fue continuo ni generalizado en la costa atlántica y, a pesar de que aparece con similitudes relevantes en los denominados pueblos celtas, hoy sólo se mantiene en Irlanda. En algunos lugares irlandeses no lo conocieron hasta el siglo XIX, como en Kerry, y sin embargo en las islas Blasket lo encontraron tan útil que desarrollaron una tipología regional distinta.

Cada estilo de currach toma el nombre del área en la que se construyó tal y como puedes comprobar en el mapa elaborado en el centro Meitheal Mara. El “Naomh Gobnait”, actualmente en Vigo, corresponde a la modalidad llamada Naomhóg, considerada la mejor evolución del curragh debido a su excepcional. A esta embarcación también se la conoce por su apodo: «Naomhóg Na Tinte«.

“Danny siempre dice que es una barca sagrada”

Documental A viaxe do Camiño
Última fase de restauración del Naomh Gobmait en el Museo del Mar de Galicia, Vigo. Septiembre 2019 – Facebook Asociación Buxa

Los currachs de pesca comercial a lo largo de la costa oeste de Irlanda han desaparecido casi por completo pero se mantienen como barcos de recreo. Las embarcaciones tradicionales, despojadas de sus funciones, tienen un gran potencial para contribuir a una forma de vida sostenible. A su facilidad para ser manejadas se suma lo económico que resulta su fabricación y mantenimiento y su atractivo como opción ecológica de recreo.

La peregrinación: Camino by sea

Después de un período inicial dedicado a la construcción del “Naomh Gobnait” así como a entrenamiento, la aventura comienza en 2014 con la botadura de la embarcación pensada por Danny Sheely y Liam Holden. Junto a ellos se embarcan Brendan Begley y Brendan Moriarty, en un especial Camino de Santiago de 2.500 kilómetros. El viaje se desarrolló a lo largo de tres años navegando a remo seis semanas cada año, aprovechando los vientos y corrientes favorables.

El particular Camino de Santiago por mar del Naomh Gobnait. Fuente: Asociación Buxa

El recorrido, sin dejar de remar, partió un 23 de mayo del río Liffey, en Dublín, hacia Gales para alcanzar la Bretaña Francesa. Desde allí, retomarían la peregrinación en el año 2015 llegando hasta Euskadi y completar el siguiente año los últimos 700 km hasta A Coruña. En esta última etapa, Glen Hansard ocupó el lugar de Brendan Moriarty que no pudo continuar la travesía por motivos laborales.

Desde la ciudad de cristal, en la que nadie es forastero, se llevó el “Noamh Gobnait” por tierra hasta Santiago de Compostela. Una vez terminada la peregrinación, la tripulación transportó la embarcación por las calles de la ciudad medieval hasta la misma puerta de la Catedral del Apóstol Santiago. Aunque no se permitió la entrada del curragh al templo, los peregrinos irlandeses pudieron asistir al culto acompañados de sus remos y conmemorar los 800 años del primer registro de peregrinación de irlandeses a Compostela.

Fuente: El Correo Gallego

La última navegación

Tres de los aguerridos peregrinos del Camino por Mar volverán a Galicia en el verano de 2017 dispuestos a seguir remando. A Danny, Begley y Moriarty se unieron Pádraig Ó Duinnín y Liam Ó Maonlaí, que después del reconocido éxito de los viajes anteriores pidieron participar en la nueva temporada.

Embarcaciones irlandesas en el puerto de A Guarda durante el Encontro de Embarcacións Tradicionais de Galicia. Julio 2019

Decidieron dedicar cuatro semanas para recorrer la costa atlántica desde Fisterra hasta Porto donde el bote se quedaría hasta el siguiente año. Pero esta varada nunca llegó. El 9 de junio cuando los remeros salieron del puerto de A Guarda en dirección a Tui se encontraron con las corrientes de la desembocadura del río Miño. La travesía se complicó y la embarcación no resistió. Los intrépidos peregrinos consiguieron alcanzar tierra en Caminha arrastrando con ellos el bote.

Naomh Gobnait en Caminha, Portugal

En la costa portuguesa fueron auxiliados y hospitalizados con síntomas de hipotermia. Pero el corazón de Danny Sheehy no resistió este último contratiempo, no superó el esfuerzo. Y aquí comienza una nueva historia, la de la recuperación de la embarcación y el eterno homenaje al impulsor de una aventura que terminó con su vida.

Los protagonistas

Danny Sheehy

El protagonista de esta historia es sin duda Danny Sheehy (Irlanda 1951-2017) como constructor e impulsor de la peregrinación. Su profunda religiosidad, tal y como nos manifiestan sus compañeros de singladura, fue lo que lo motivó a emprender este viaje espiritual. Narrador y poeta reconocido, nació en una familia de académicos, narradores de historias y artistas del oeste de Kerry.

Estudió para ser profesor de carpintería en Cork, consiguió un trabajo en Drogheda pero él y su esposa Máire se mudaron al sur, donde criaron a tres hijos, Cormac, Róisín y Orla. Allí llevó la vida que deseaba dedicándose a cultivar, pescar, trabajar la piedra, administrar un pequeño café con Máire y enseñar irlandés. 

Manuel Lara (Asociación Buxa), Pádraig Ó Duinnín, Liam Holdem y Pablo Mariño (Bluscus). 14 de junio 2019

Nosotros conocimos su historia de boca de dos de sus compañeros de aventura. De un lado, Liam Holden que participó en la construcción de la embarcación y del proyecto desde el inicio. Con estudios de Arte, recibió también formación como ceramista y su vida la dedica  a la pintura artística. Y Pádraig Ó Duinnín, constructor de embarcaciones tradicionales, fundador del Festival de remo An Rás Mór en Cork y de la entidad de formación e inserción social Meitheal Mara, con capacitación nacional para la construcción de curragh; pidió participar en la última travesía de Danny tras conocer el proyecto que tenía entre manos. Todos ellos tenían en común su pasión por el mar y la defensa de la lengua gaélica.

La recuperación y el homenaje

Como nos ocurrió a nosotros, a Manuel Lara, responsable de la Asociación Galega do Patrimonio Industrial Buxa, cuando supo de esta historia quiso contarla. Pero también visibilizarla y continuarla, para ello necesitaba colaboradores. Fue así como se inició el proyecto de recuperación de la embarcación tradiconal que llegó a remo desde las aguas de Irlanda a Galicia.

Labores de restauración en el Museo del Mar de Galicia. 14 de junio de 2019

El reto no era fácil, nunca en el mundo se ha llevado a cabo la restauración de este tipo de embarcaciones porque realmente es menos laborioso construir una nueva. Pero aun así, los promotores del proyecto consiguieron contactar con los protagonistas de la navegación para proponerles la restauración del “Naomh Gobnait”. En un primer momento se pensó en que la labor se realizase por carpinteros de ribeira gallegos pero cuando los tripulantes se enteraron de las intenciones del proyecto, ellos mismos quisieron devolverle la vida a la que había sido su casa de remos durante la peregrinación.

«Galicia e Irlanda añadieron otro capítulo a su larga narrativa histórica y mitológica con el viaje de Danny y la tripulación de Naomhóig na Tinte»

Manuel Lara


Aunque el objectivo era presentarla en el Encontro de Embarcacións Tradicionais que Culturmar organizó el pasado julio en el puerto de A Guarda, los trabajos no se terminaron a tiempo. Pero las contribuciones económicas fueron llegando y el Museo del Mar de Galicia tendrá terminada en exposición esta embarcación tradicional llena de simbolismo y de horas de navegación a remo que trajo a sus protagonistas hasta Galicia.

Fuente: Faro de Vigo

Desde Bluscus te recomendamos la visita al museo y te proponemos alternativas menos exigentes para que también te puedas embarcar en el Camino de Santiago por mar.

Artículo recomendado:
https://www.zendalibros.com/naomh-gobnait/

About the author

Estudié Historia del Arte, una carrera que me animó a viajar e incluso a trasladarme por un tiempo al Mediterráneo. Pero mi mar es otro y mis anclas han estado siempre echadas en Galicia. Gran parte de mi vida la pasé a los pies del río Ulla, en Catoira, con familia a uno y otro lado de las aguas que separan las provincias de A Coruña y Pontevedra, que a la vez se abren hacia la más grande y céntrica de las rías gallegas, la ría de Arousa. Esta posición estratégica, y el viejo coche de mis padres, me permitieron conocer desde muy pequeña gran parte de la costa gallega que tanto me fascina. Al igual que gran parte de los gallegos, siempre he mirado al mar con sentimientos que ondean entre el respeto y el placer al ver en él una fuente de trabajo importantísima pero también de relajo y diversión. Además, cada vez que uno de sus tesoros gastronómicos se presenta ante mi consigue sacarme una sonrisa. El sabor a mar es uno de mis favoritos.

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com