¿A quien no le gusta un roadtrip por la costa? ¿Abrir la ventana y respirar ese aire con pizcas de salitre o pararse cada medio kilómetro porque no puedes dejar de ver ese mirador o ese faro pintoresco? Pues bien, ya estoy aquí de nuevo, y esta vez es para llevaros conmigo a la ruta que hice desde Baiona hasta A Guarda unos días antes de despegar para Lituania.

La verdad es que estos dos pueblos gallegos cuentan con varios puntos de interés turístico, pero hoy voy a mostraros cuales son para mí las paradas obligatorias en esta ruta y el porqué. ¿Ya tenéis papel y boli para apuntar? ¡Empezamos!

Estos son los sitios que no puedes perderte entre Baiona y A Guarda (Pontevedra):

1. La Fortaleza de Monterreal. Baiona.

Esta fortaleza del siglo XVI se encuentra situada al lado del puerto de Baiona. Recorrerla puede llevar su tiempo, pero es algo que merece la pena hacer ya que el camino bordea el mar, y las vistas desde allí son impresionantes. Podréis observar diferentes playas, las Islas Cíes desde una perspectiva diferente, el puerto y relajaros con el sonido de las olas rompiendo contra las piedras. También es posible entrar dentro de la fortaleza por un módico precio (1€ si no recuerdo mal) y hacer el recorrido por encima de la muralla.

2. Faro Silleiro

Faro Silleiro
Faro Silleiro, Baiona. Foto: Noe Martínez (IG: traveliscoming)

Ya partiendo hacia A Guarda y a pocos kilómetros del centro de Baiona os encontraréis con el Faro Silleiro. Sus colores, rojo y blanco, lo hacen muy llamativo frente al intenso azul del mar.

Justo al lado se encuentra una antigua batería militar, construida en 1940 para defender el puerto de Vigo y abandonada en los años 80. Tenéis que bajaros del coche y acercaros hasta este sitio, aunque seguramente el viento se haga notar, el paisaje os dejará sin palabras. Si además os gusta la fotografía, es un escenario perfecto.

3. Muiños de Folón

Para esta parada hay que desplazarse un poco de la costa. Os muiños do Folón se encuentran entre Santa María de Oia y O Rosal.

En esta montaña se encuentran más de 50 molinos, la mayoría reconstruidos y alguno de ellos en funcionamiento incluso.

Hay varios caminos para recorrerlos y alguna ruta de senderismo (no os olvidéis la botella de agua, hay bastante pendiente). Si queréis ver un poco de la Galicia enxebre tampoco podéis pasar por alto esta visita.

4. Santa Tecla. A Guarda.

Rio Miño
Desembocadura Río Miño desde Santa Tecla. Foto: Noe Martínez (IG: traveliscoming)

Ya en nuestro destino, A Guarda, subir al monte de Santa Tecla es obligatorio. La entrada vale 1€ por persona, pero todo lo que podéis ver allí es increíble. Desde la desembocadura del Río Miño al océano Atlántico, hasta los restos de un poblado Celta muy bien conservado y toda A Guarda desde las alturas.

Recorrer Santa Tecla os llevará su tiempo, pero la experiencia es muy recomendable. Cualquier hora es buena para acercarse hasta allí, pero personalmente, recomendaría ir a la tarde ya que los atardeceres tienen que ser impresionantes desde este punto.

¿Y para comer?

Ir hasta A Guarda y no parar a picar algo allí debería ser un pecado capital. En la zona del puerto os encontraréis con múltiples sitios donde poder degustar los mejores productos del mar. Como buen pueblo marinero, el pescado y el marisco no os defraudarán. El restaurante con más fama es el “Chupa Ovos”, pero cualquiera del puerto es buena opción para unas zamburiñas, unos chocos a la plancha, un arroz con langosta… (y paro ya, que la morriña desde Lituania es cada vez más grande). Después de la comilona podéis dar un paseo hasta el puerto para contemplar desde allí el colorido “skyline” de A Guarda y poner fin a este inmejorable roadtrip.

A Guarda
Skyline A Guarda. Foto: Noe Martínez (IG: traveliscoming)

Una vez más, espero que hayáis disfrutado de este viaje conmigo, esta vez entre Baiona y A Guarda. Una parte de la ruta del Camino de Santiago portugués por la costa, que nadie debería perderse. ¡Nos leemos pronto mariñeiros!

About the author

Desde pequeña siempre he sido un poco aventurera. Crecí viendo el mar desde mi ventana de Chapela, más tarde me fui a estudiar a la hermosa ciudad de A Coruña, pero sin duda, lo que me cambió la vida fue vivir un año en la Bretaña Francesa. Disfruto descubriendo nuevos lugares y guardándolos como recuerdos imborrables en fotografías. Nada me produce más calma que un atardecer. Podéis conocer un poco más sobre mí y mis viajes en mi instagram @traveliscoming.
1 Response
  1. […] El litoral gallego es un mar de sorpresas que no deja de impresionarnos en cada esquina. Entre sus principales señas de identidad están los entrantes y salientes que diseñan las rías y bahías, pero… también hay excepciones. Si nos situamos próximos a la frontera natural con Portugal, en el río Miño, podemos ver el perfil más rectilíneo de la costa gallega, desde A Guarda hasta Baiona. […]

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com