+34 657 63 59 99 Horario de verano: De lunes a sábado 10.00 a 14.00 y 16.00 a 19.00 info@bluscus.es
+34 657 63 59 99 Horario de verano: De lunes a sábado 10.00 a 14.00 y 16.00 a 19.00 info@bluscus.es
Cabo home por la noche

Empieza un nuevo año y con él un nuevo viaje, un viaje en el que serás el protagonista, porque tú eliges con quién vas y qué caminos vas a descubrir. Como todo buen viaje, vivirás nuevas aventuras, pisarás por primera vez playas, islas o acantilados, amanecerás en sitios en los que nunca habías dormido, subirás a lo alto de cimas para ver al horizonte, improvisarás vermús de verano con amigos, comerás con anfitriones de lujo, visitarás pueblos que ya conoces con gente que aún no conoces y fotografiarás muchísimas sonrisas, abrazos y besos en paisajes que aún no te imaginas. Por lo menos esto es parte de lo que yo espero, un montón de momentos que seguro que nos van a sorprender.

Y hoy os propongo empezar el viaje con un destino que para mí es uno de los imprescindibles del año: la ría de Aldán y cabo Home. Los que ya conocéis la zona sabéis que hay motivos de sobra para visitarla y repetir, los que no la conocéis apuntadlo en la lista porque no os defraudará.

La Costa da Vela es un verdadero tesoro que esconde Cangas, se sitúa en la parte más occidental de la península del Morrazo y se extiende desde Cabo Home al sur, hasta Punta Couso al norte. Lo mejor es que vayáis preparados para disfrutar de todo lo que nos ofrece y la mejor forma para aprovechar el día es hacer alguna de las rutas en bici.  Esta zona está catalogada como Zona Especial de Conservación dentro de la Red Natura por su biodiversidad y nos iremos encontrando playas, acantilados, observatorio de aves y yacimientos arqueológicos, todo con vistas al mar y pasando por pueblos con encanto como el de Hío.

ruta en bici por costa da vela

En el extremo sur de la Costa da Vela se sitúa Cabo Home. Si sois unos románticos de los faros os va encantar porque este cabo tiene tres puntas y cada una de ellas con su faro. El primero, el faro de Punta Subrido, es una esbelta torre cilíndrica pintada en blanco, con la puerta y las ventanas remarcadas en azul; contrasta con el de Punta Robaleira, un antiguo faro de cantería hecho en piedra de forma achatada y pintado en rojo. Y por último, el faro de Cabo home, similar al estilo del primero, pintado en blanco y azul, pero con una torre más elevada de 3 pisos. Es uno de los faros más altos de Galicia y también diría que es de los más elegantes por su sencillez. Cabo Home es el punto de costa más cercano a las islas Cíes a tan solo 2,5 km. así que las vistas son inmejorables. Estas tres puntas amparan una pequeña ensenada donde está la playa de Melide que conserva su estado salvaje.

faro de cabo home

Siguiendo por los 10 km de costa rectilínea a mitad de camino, nos encontramos con el monte do Facho. Antes de subir, a sus pies está la caracola más fotografiada de las Rías Baixas. Es la escultura de Lito Portela de Moaña, que en las puestas de sol, de algunos meses del año, ofrece la foto perfecta en la que coincide el sol en el centro de la espiral de la caracola.

Subimos al monte do Facho que es el punto más elevado a 184 m. de altura. La palabra facho hace referencia a una hoguera que se encendía en los montes, con paja mojada, para hacer una gran humareda y que servía así, para guiar a los barcos. Se entiende perfectamente el nombre del lugar porque es un punto estratégico y prueba de esto es la garita de vigilancia del s. XVIII construida sobre aras romanas que aún se conserva allí. Por su emplazamiento privilegiado no es de extrañar que se asentasen diferente pueblos, se pueden ver las excavaciones de poblados castreños del s. IV al I a.C. y que posteriormente se convirtió en santuario galaico-romano. Una vez arriba, lo único que se oye es el rugir del mar en los acantilados que forman un verdadero balcón al Atlántico. La vista es panorámica y se alcanza a ver de un lado, la ría de Vigo, Baiona y Cíes y al otro, la ría de Aldán, Ons y Onza e incluso o Grove al fondo.

Dejamos ahora las alturas para bajar a la ría de Aldán, una gran desconocida. Se puede decir que es una ría en miniatura, en extensión no tiene nada que ver con las grandes superficies de otras rías, pero de ahí su encanto. A pequeña escala esta ría tiene todo lo propio de un gran escenario. El río que desemboca en ella es el Orxas formando una ensenada orientada al norte, entre Cabo Udra y Punta Couso, de aguas tranquilas y protegidas. La villa de Aldán cuenta con puerto pesquero y conserva ejemplos de arquitectura popular de casas típicas marineras.

en vela ría de aldán

Lo mejor es visitar la ría en su conjunto, navegando y descubriendo todos sus rincones. Por sus orillas están desperdigadas pequeñas aldeas tradicionalmente marineras, que van intercalándose con calas y arenales de arena blanca y fina. Las aguas son cristalinas y se ven los fondos marinos. Y es que de aguas pueden presumir sin complejos porque, por una parte, son de las más limpias dando como resultado uno de los mejores mariscos de la zona y por otra parte, se dice que en verano el agua de estás playas está «más caliente». Esto último, en caso de que seas del norte y estés acostumbrado a estas temperaturas, porque si tu referencia es el Mediterráneo, diremos que son «menos frías» que el resto de playas de las rías. Pero sin duda, las playas de Hío, Aldán y Beluso son la joya más preciada de la zona.

Por último, solo recomendaros que no esperéis a verano para empezar vuestro viaje. El placer de acercarse a Aldán y cabo Home en otra época del año es igual de espectacular, veréis el paisaje con otra piel, con otros colores y seréis los únicos protagonistas.

Fotografía de portada: @Criscostacha

Sobre el autor

Desde pequeña crecí en Vigo, en plena reconversión del naval, que eso ya te marca el carácter. Estudié Turismo en A Coruña, ciudad que me pareció bellísima y como viguesa envidiaba disimuladamente. Más tarde me mudé a Estocolmo y llevé en la maleta pulpo envasado al vacío. Allí estuve trabajando de guía descubriendo y compartiendo con mis turistas lugares idílicos. Me encanta el mar Báltico, pero soy atlántica y echaba de menos la sal, así que de vuelta a Galicia me reencuentro con este Océano que es un placer para todos los sentidos. Me entra por los ojos, por la piel y por la boca, con sus paisajes, su salitre y su gastronomía. Me declaro amante de las verbenas de verano y de la empanada de zamburiñas y suelo desconfiar de la gente que no disfruta con la buena comida. Escribo en Bluscus para compartir aquí mi entusiasmo por todo esto, por sitios y gente que inspiran alegría, belleza y sobre todo vida. @belenQM
4 Responses
  1. Patri Caride

    Sin duda la Ría de Aldán es de mis lugares preferidls, gran recomendación! Haced caso a esta chica que sabe de qué habla 😉

  2. Patri Caride

    Sin duda la Ría de Aldán es de mis lugares preferidos, gran recomendación! Haced caso a esta chica que sabe de qué habla 😉

Leave a Reply

× ¿Cómo puedo ayudarte?