camino de Santiago por mar

Los motivos para surcar la ría de Arousa y continuar la travesía por el río Ulla son innumerables y un verdadero regalo para los sentidos. Es por este motivo que os quiero presentar un itinerario diferente que nos lleva directamente a Compostela, la Ruta Xacobea por Mar de Arousa y río Ulla, una excusa más para navegar por la más amplia de las rías gallegas. Si aún no conoces la zona ésta es una buena manera.

Adentrarse en sus aguas, recorrer su costa y conocer sus islas y pueblos más representativos no os dejará indiferentes.

En el caso de estar ya familiarizados con los parajes arousanos, os invito a observarlos desde otro punto de vista y también a mirar desde otra perspectiva el Camino de Santiago. Lo que desde aquí os propongo es peregrinar por el más antiguo de los caminos, el camino del mar.

Como defiende la tradición cristiana y menciona el Códice Calixtino, el cuerpo del apóstol Santiago se trasladó por mar desde la costa palestina hasta Galicia en un barco mercante, “la barca de piedra”, para finalmente ser enterrado en el monte Libredón, en la actual Santiago de Compostela. Para ello, el itinerario marítimo seguido por sus discípulos Teodoro y Atanasio nos acerca al sepulcro apostólico a través de la Ría de Arousa tomando tierra en el puerto fluvial romano de Iria Flavia.

Fue la Fundación Ruta Xacobea del Mar de Arousa – Río Ulla la que decidió, en los años sesenta del siglo XX,  rescatar de la tradición esta travesía marítimo – fluvial iniciando así su puesta en valor. La recuperación de este particular Camino de Santiago trajo consigo elementos nuevos a la ría como la construcción de un Via Crucis fluvial, único en el mundo, que comienza en el archipiélago de Cortegada. Este hecho supuso también la creación de una acreditación o diploma de la Traslatio que se otorga a quienes presenten el sello del puerto de partida junto a otros dos más que se pueden conseguir echando el ancla en alguno de los pueblos situados en los márgenes norte y sur de la ría. La elección corre por vuestra cuenta pero a continuación encontraréis algunas de las opciones de las que disponéis.

San Vicente O Grove
©fran eirin – Flickr

El punto de partida puede situarse tanto en San Vicente de O Grove como en el puerto de Aguiño, en Ribeira. Una muy buena decisión sería aprovechar la ocasión para acercarse hasta la isla de Sálvora, una de las dos islas del Parque Nacional de las Islas Atlánticas con la que nos encontraremos en esta ruta. Cabe destacar desde el inicio lo complicado de la navegación debido a las características de la ría, pues cuenta con zonas de bajada, de rocas así como con numerosas bateas y señales que nos indican núcleos de producción de marisco.

Desde Ribeira, y siguiendo la línea de la Arousa Norte, nos encontramos interesantes pueblos marineros como A Pobra do Caramiñal, una de las villas mejor conservadas con un rico patrimonio histórico-artístico. Otra de las opciones a la hora de hacer un alto en el camino podría ser Boiro, con un importante turismo náutico, playas de bandera azul y el destacado puerto marisquero de Cabo de Cruz. Más cerca del río Ulla se encuentra Rianxo, cuna de gallegos ilustres, con una gran tradición marinera. A Rianxeira, su canción más popular en honor a su patrona, así lo demuestra, como también lo hace su Museo del Mar.

cabo de cruz encontros

Partiendo desde San Vicente de O Grove, una de las primeras paradas podría realizarse en Cambados donde conocer su puerto y su lonja sería, sin duda, un buen plan. Tampoco podemos dejar atrás su especial casco histórico ni olvidarnos de probar su afamado vino Albariño. Al continuar con el recorrido nos encontraremos con la isla más grande de la ría, a Illa de Arousa, que durante el Medievo perteneció a la iglesia compostelana y donde sus gentes, inevitablemente, se vincularon de forma especial al mar ya que el puente que los une a tierra con Vilanova tiene apenas tres décadas. Al pasar la playa de As Sinas, en Vilanova, llegaremos a la conocida como “la perla de Arousa”, Vilagarcía. A día de hoy se sitúa en novena posición en la lista de las ciudades gallegas con mayor número de habitantes pero esto no borra su carácter más tradicional reflejado especialmente en la localidad marinera de Carril donde la producción de almeja es importantísima.

2016-01-23 18.30.12

Partiendo de la cercana isla de Cortegada, una de las joyas del Parque Nacional de las Islas Atlánticas con un destacado bosque de laurel, observamos como la ría se estrecha ante la desembocadura del río Ulla. Este recorrido se puede realizar cómodamente en barco desde el puerto de Carril,  que nos acercará a Catoira. Su antigua fortaleza, las Torres de Oeste o Castellum Honesti, nos da la bienvenida y nos recuerda que éste fue un enclave fundamental para la protección de Compostela durante la Edad Media. Su carácter defensivo sobre todo frente a los ataques normandos hace de Catoira una visita obligada a la hora de profundizar en la historia vikinga en tierras gallegas.

Al adentramos en el río dejamos a un lado las Brañas de Laíño, Zona Húmeda protegida por la Red Natura 2000, tantas veces mencionadas por Rosalía de Castro en su obra. A los pies del puente que une los márgenes de las provincias de A Coruña y Pontevedra desde época romana, encontramos el puerto de destino, Pontecesures, pues en la actualidad es imposible llegar río arriba hasta Padrón debido a las canalizaciones del río Sar. Desde este punto, el Camino del Mar de Arousa se une al Camino Portugués que nos permite continuar a pie hasta la Plaza del Obradoiro.

Ahora la parada obligada es Padrón, auténtica cuna de la tradición jacobea donde podréis conseguir vuestro diploma de la Traslatio. En Iria Flavia era donde estaba situada la sede episcopal cuando el sepulcro apostólico fue encontrado en Compostela y desde donde se transportó el cuerpo de Santiago apóstol. Según la tradición, sus discípulos amarraron la barca a un ara romana conocida popularmente con el nombre de Pedrón. De éste símbolo surgió el nombre de la villa, destacada también por sus conocidos y saboreados pimientos. Aquí se sitúa el punto y final de la ruta marítimo-fluvial pero siempre podéis continuar hasta Compostela para completar la peregrinación. Buen Camino.

Acerca del autor

Estudié Historia del Arte, una carrera que me animó a viajar e incluso a trasladarme por un tiempo al Mediterráneo. Pero mi mar es otro y mis anclas han estado siempre echadas en Galicia. Gran parte de mi vida la pasé a los pies del río Ulla, en Catoira, con familia a uno y otro lado de las aguas que separan las provincias de A Coruña y Pontevedra, que a la vez se abren hacia la más grande y céntrica de las rías gallegas, la ría de Arousa. Esta posición estratégica, y el viejo coche de mis padres, me permitieron conocer desde muy pequeña gran parte de la costa gallega que tanto me fascina. Al igual que gran parte de los gallegos, siempre he mirado al mar con sentimientos que ondean entre el respeto y el placer al ver en él una fuente de trabajo importantísima pero también de relajo y diversión. Además, cada vez que uno de sus tesoros gastronómicos se presenta ante mi consigue sacarme una sonrisa. El sabor a mar es uno de mis favoritos.
6 Responses

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com