Hay una máxima que dice: “hay tantos caminos de Santiago como peregrinos que los recorren”. Y es cierto, pues cada peregrino hace el camino desde su casa. Pero la retranca de esta afirmación, como en todas, no deja de tener su parte de verdad, pues el Camino de Santiago está formado por múltiples rutas que llegan desde numerosos puntos tanto de España como de Europa. Este que os queremos presentar es el Camino de Santiago Portugués por la costa.

Y en este sentido, una tierra como Portugal, tan cercana en tantos sentidos a Galicia, no iba a ser menos. En este caso os quiero hablar de una ruta de reciente rehabilitación, pues pese a ser una de las últimas en ser reconocidas como oficial, el Camino de Santiago Portugués por la costa tuvo su auge ya en el siglo XVI. Con el tiempo perdió notoriedad en favor del Camino Portugués clásico, cuya diferencia principal es que se desvía hacia Tui para entrar en Galicia, y en la versión por la costa se accede a territorio galaico cruzando el Miño mediante ferry, desde la localidad lusa de Caminha dirección A Guarda; además de visitar algunas poblaciones nuevas que ya veremos más adelante.

Catedral de Oporto camino por la costa
Catedral de Oporto y su entorno.

El camino por la costa se divide en 13 etapas, aunque como siempre se dice: es el peregrino el que marca el ritmo. Durante todo el recorrido se visitan algunas de las villas y ciudades más interesantes del norte de Portugal y sur de Galicia, teniendo la mismísima Oporto como puerto de inicio y su catedral como punto de salida, lo que crea un bonito círculo al iniciar y finalizar el camino en sendas catedrales. A partir de aquí se visitarán villas y pueblos más pequeños pero igualmente interesantes, tales como la pre-romana Labruge o la villa milenaria Póvoa de Varzim, de raíces vikingas. Continuando hacia el norte se debe cruzar el río Neiva a la altura de Marinhas, un pueblo cuyo nombre encaja perfectamente con el espíritu de este camino por la costa. Una vez cruzado el río, llegaremos a la conocida Viana do Castelo, penúltima parada portuguesa antes de despedirnos, en Caminha, del país vecino.

Llegados a este punto podremos hacer noche en suelo portugués, o cruzar nuevamente un río, el Miño nada menos, para terminar la etapa en la primera de las localidades gallegas de este itinerario por la costa, A Guarda. A partir de esta parada, las etapas que más inmediatamente se nos presentan conforman algunos de los puntos más turísticos de la comunidad.

Así, tras dejar a nuestras espaldas A Guarda, atravesamos Baredo justo antes de llegar a Baiona, donde os recomendamos una visita a su fortaleza tan llena de historia antes de continuar dirección A Ramallosa. Para los amantes del mar también os podemos sugerir una navegación a vela para contemplar esta preciosa bahía. De A Ramallosa llegaremos a Vigo. Esta es una de las novedades de este camino, pues anteriormente a esta ruta la ciudad nunca había aparecido en un Camino de Santiago. En la ciudad recorre algunos de los barrios más destacados en la que podréis ver parte de la ría de Vigo. Os recomendamos el mirador de Paseo de Alfonso XII. También os animamos a conocer los vestigios de una historia desconocida para muchos. Desde Vigo enlazaréis con Redondela. Si tenéis tiempo os recomendamos encarecidamente visitar la isla de San Simón. Alcanzaréis la isla desde el pequeño puerto de Cesantes. Una isla que es parte de la historia de Galicia por muchas razones y que merece la pena descubrir. En Redondela el camino por la costa vuelve al amparo del Camino Portugués clásico ya que a partir de este punto ambas rutas comparten el mismo itinerario: desde Redondela hasta la ciudad de Pontevedra, donde se puede visitar la Capela da Peregrina, una iglesia del siglo XVIII con forma de vieira, que guarda a la Virgen Patrona del Camino Portugués, la que se dice guiaba a los peregrinos desde Baiona a Santiago.

capela da peregrina camino portugués por la costa
Vista de la capilla de la Peregrina en Pontevedra.

Desde aquí emprenderéis vuestra marcha hacia la vila termal de Caldas de Reis, por el camino encontraréis retazos de la historia romana del lugar, como el puente Bermaña, que data del siglo I. Caldas nos permite el paso hacia Padrón. Esta es la segunda localidad más emblemática de todos los caminos peregrinos después de la propia Compostela, ya que según la leyenda, aquí fondeó la barca de piedra que trajo el cuerpo del Apóstol a Santiago. Esto forma parte de otro Camino, denominado la Variante Espiritual (Traslatio).

Una perfecta parada previa antes del gran final, Santiago de Compostela. La entrada a la capital se hace por la calle Rosalía de Castro, auténtico germen de actividad universitaria. Por ella se continúa directamente hasta el casco vello de la ciudad, declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1985. Mientras nos acercamos al lugar que marca la meta, las calles ya dan una idea de la antigüedad de este núcleo urbano. Llegamos a la histórica Praza do Obradoiro, y a un lado contemplaréis la Catedral de Santiago, el objetivo que durante más de 800 años ha atraído a gran parte de la población mundial a un recóndito y pequeño lugar de Europa en donde el continente cede terreno al mar.

catedral santiago camino portugués por la costa
Y por fin, la meta: la catedral de Santiago se divisa desde distintos puntos a la entrada de la ciudad.

Incontables son, como en todos los caminos y rutas existentes, los ejemplos de patrimonio, paisajes, albergues y todo tipo de detalles y experiencias que se pueden encontrar y vivir a lo largo y ancho del viaje. En nuestro caso, esta es una oportunidad perfecta para iniciarse en un camino que tras haber caído en el olvido durante siglos, hoy resulta novedoso y tranquilo, pues todavía no es muy frecuentado al no ser tan conocido como los demás. Por supuesto este itinerario es igual de oficial que el resto, y para conseguir la compostela (el certificado que acredita que has hecho el camino como se debe) hay que cumplir unos mínimos requisitos

Bien por motivos religiosos o turísticos, deportivos o de superación, el Camino de Santiago Portugués por la costa se presenta como una de las experiencias más completas y catárticas en todos los sentidos. La historia ha querido aunar dos de las características más conocidas de Galicia: el peregrinaje a Compostela y el mar. Y es que en una tierra con más de 1500 kms de costa, raro sería no encontrar esta relación aunque fuera por casualidad.

Acerca del autor

Desde pequeño viví al son de las pequeñas playas de Teis, en Vigo. Ya siendo un niño me acostumbré a unas vistas únicas de la ría. Un tesoro que no todos tienen a mano. Entre otras cosas estudié turismo, interesándome por el patrimonio de Galicia y de Vigo en especial. Es por eso que de vez en cuando escribo en este blog.
4 Responses
  1. Rosa

    Hola, crees que es posible el camino portugues por la costa o clasico desde oporto a santiago en 10 dias? me puedes indicar las etapas por favor?

Leave a Reply

Booking.com

Reserva tu alojamiento en Galicia

Booking.com