es +34 657 63 59 99 Horario de verano: De lunes a sábado 10.00 a 14.00 y 16.00 a 19.00 info@bluscus.es
+34 657 63 59 99 Horario de verano: De lunes a sábado 10.00 a 14.00 y 16.00 a 19.00 info@bluscus.es
es

10 platos que debes probar si visitas Galicia

Restaurante Bitadorna A Guarda

Entre fogones experimentados y platos típicamente gallegos, el panorama culinario atlántico es un homenaje a la tradición. Las cocinas se han vuelto más creativas, pero todas llevan consigo esa parte de cultura gastronómica.

Hablar de gastronomía gallega significa autenticidad, calidad y diversidad. La despensa gallega sorprende cada vez más por este carácter oceánico tan  único, que en cuestiones culinarias nos diferencia extraordinariamente en la península.

Se necesitan unos cinco días para recorrer el litoral gallego. Carreteras serpenteantes permiten disfrutar del diferente paisaje que se sucede desde Ribadeo (Lugo) hasta A Guarda (Pontevedra). No es de extrañar que nuestros platos más fuertes sean de pescado y marisco, y aunque en la costa encontramos excelente materia prima, no podemos evitar desplazarnos al interior, junto a nuestros ríos, dónde reside materia prima no tan conocida.

Si visitáis Galicia, además de la clásica mariscada y de un buen pescado fresco de nuestras plazas, os recomendamos esta lista de platos especiales en lugares únicos:

  1. Las truchas del Mesón A Mina, A Pontenova (Lugo) $: A Pontenova es el referente gallego para los amantes de este pescado. Aquí se celebra la “Fiesta da Troita” a finales del mes de abril. Por calidad y cantidad de producto, en mi opinión es un referente en la zona. Es posible comer de menú o carta y es económico. Sin duda su fuerte es la comida casera y el uso de productos locales. ¡Un acierto!
Foto cedida por Restaurante A Solana
Foto cedida por Restaurante A Solana
  1. El arroz con bogavante del restaurante A Solana, Ribadeo (Lugo) $$$: si visitáis Ribadeo seguro que es por su famosa Playa de las Catedrales (recordad que para poder bajar a la playa y contemplar este espectáculo de la naturaleza, tiene que ser en bajamar). Pero no hay nada como reponer fuerzas con una buena comida, por lo que debéis acercaros al puerto de Ribadeo y probar este sabroso arroz. Una cazuela de barro es suficiente para dos. Fresco y exquisito. Os aconsejo que reservéis.
  1. El rape a la cedeirense de la Taberna Praza do Peixe, Cedeira (A Coruña) $: empiezo a pensar que los manteles de cuadros auguran minutos de gloria en la mesa. Un lugar de decoración sencilla pero con un producto realmente rico. El rape a la cedeirense es un plato de fácil elaboración (patatas panadera, rape rebozado y guisantes). Este pequeño establecimiento tiene una carta estupenda, por no hablar de la pequeña terraza con preciosas vistas a la ensenada.
  1. La lubina a la brasa del Mesón Cabanel, Fisterra (A Coruña) $$$: los meses de invierno son los mejores para capturar una buena lubina salvaje, y la costa escarpada de Fisterra es el lugar idóneo. Las brasas de este mesón están experimentadas y este es sin duda alguna su mejor plato. Unido a las vistas que tenemos a la Playa de Sardiñeiro, hacen que sea un lugar especial. Vale la pena pagar por un producto tan bien tratado.
  1. Una ración de berberechos en Pepe do Coxo, Outes (A Coruña) $$: la ría de Muros y Noia se convierte en un auténtico espectáculo en otoño, época de recogida de este bivalvo. Este coqueto restaurante lo borda en cuanto a pescados y mariscos, son los protagonistas en esta taberna marinera, y los berberechos de la ría son excepcionales: ¡su sabor a mar evoca sensaciones prohibidas! No os defraudará.

Almejas Restaurante A Castelara

  1. Una fuente de almejas de Carril en A Castelara, Carril (Pontevedra) $$: la canción popular gallega dice “Carril ten un areal que chega a Vilagarcía…”, y yo añado que aquí se cultiva un producto de calidad, “100% galego!”. Las almejas de Carril son famosas en el mundo entero y en este restaurante las preparan de vicio. Un lugar íntimo a la entrada del puerto, con una pequeña carta que hará las delicias de cualquier paladar. Para anotar en la lista de “sitios donde comer”, que sé que todos la tenemos.
  1. Una tapa de pulpo á feira en la Pulpería Fuchela, O Carballiño (Ourense) $: sigue sorprendiendo que el mejor pulpo se coma en el interior. Sim embargo O Carballiño es el lugar al que os tenéis que desplazar, y si lo que os gusta es ver grandes ollas de cobre humear, este es vuestro sitio. Buen aceite, buen pimentón y rico pan para mojar. No se puede pedir nada más.
  1. Las ostras de Arcade en el Restaurante Veiramar, Arcade-Soutomaior (Pontevedra) $$: Álvaro Cunqueiro describió este producto como “un manjar esencial para abrir una mariscada. Tiene un sabor espiritual, que es como una añoranza del mar”. Serán las aguas del Río Verdugo o las de la Ría de Vigo, pero las ostras de Arcade son famosas por su peculiar sabor. La fiesta gastronómica de este bivalvo se celebra en abril, el momento óptimo para degustarlo. Este restaurante, con vistas a la ría y a la Isla de San Simón, ofrece este producto local a buen precio.
  1. La langosta del Restaurante Bitadorna, A Guarda (Pontevedra) $$$: cocina de temporada, moderna y marinera. Establecimiento de renombre, muy cuidado y con una terraza que ofrece una puesta de sol realmente bonita. Aunque la fama se la ha dado su cocina, y por supuesto la langosta. La preparan de varias formas, pero a la plancha les queda jugosa y sabrosa como en ningún otro sitio. Un diez.
  1. Angulas del Río Miño en Casa Calviño, As Neves (Pontevedra) $$: en esta pequeña aldea de O Condado se encuentra este referente gastronómico de la zona. De nuestros ríos sale tan buen género, que las angulas del Miño son muy afamadas, pero es cierto que se comercializan más en Portugal. Aquí las preparan maravillosamente, en su cazuelita de barro con su ajo laminado. Debemos tener en cuenta que este manjar tiene un precio elevado, que puede hacer que nuestra cuenta aumente, pero valdrá la pena.

Podríamos seguir enumerando delicias culinarias, pero considero que lo que procede ahora es que os animéis a visitar alguno de estos templos gastronómicos. Experimentar en los fogones gallegos radica en conocer más sobre el estilo de vida atlántico, que no os dejará indiferentes. ¡Qué aproveche comensales!

About the author

Crecí en Aguiño (Ribeira), un pequeño pueblo pesquero, en el que tenemos “percebes coma puños”. Las bondades del mar y del mundo que lo rodea, me han hecho ver que “a terriña” tiene mucho que ofrecernos, por esto me especialicé en el sector turístico. Siento la necesidad de dar a conocer nuestra cultura gallega, este estilo de vida atlántico, que nos hacer ser así: arraigados, familiares y generosos. Creo que nuestra naturaleza oceánica se refleja en nuestra gastronomía, por lo que este rincón pretende ser un acercamiento a nuestra identidad a través de la cocina. Me declaro fan de las empanadas (con cualquier relleno, en la mesa, todo vale), del albariño en “cunca” y de cualquier fiesta en la que haya pulpeira, o sea, todas. Compartiré experiencias gastronómicas para haceros llegar el sabor del mar. Si algo tenemos todos en común es el comer y el beber.
6 Responses

Leave a Reply

× ¿Cómo puedo ayudarte?