Carrito

  • No hay productos en el carrito.

Descubriendo el patrimonio industrial de la ría de Vigo

patrimonio industrial Manuel Lara

El pasado 14 de septiembre hicimos un ejercicio de memoria. Una memoria que en algunos casos todavía vive, pero que en otros muchos solo se mantiene entre las ruinas, la maleza y con suerte, en los recuerdos de aquellas personas que vivieron el despertar de lo que algunos autores dan en llamar la revolución industrial gallega.

Como seguramente ya os habéis imaginado, lo que recordamos ese pasado 14 de septiembre fue el patrimonio industrial, concretamente el de la ría de Vigo, la cual guarda en sus dos beiras inmensas pruebas de lo que fue, en este caso ya con mayúsculas, la Revolución Industrial Gallega. Un proceso que al igual que en la Gran Bretaña del siglo XVIII, transformó nuestro tejido industrial, en uno de los más importantes a nivel mundial en lo que a productos del mar se refiere. Fábricas de salazón, conserveras, balleneras, astilleros, puertos pesqueros y de mercancías… Lo que hoy en día se conoce como el pan de cada día, en aquellos tiempos debió haber sido el mar de cada día. Pues durante más de dos siglos el desarrollo de estas actividades dio sustento a miles de familias de la bisbarra de Vigo y O Morrazo.

patrimonio industrial recorrido

Recorrido realizado en la ruta del patrimonio Industrial.

Una ruta como esta se basaba en dos pilares clave: el respeto por la propia historia, garantizado por la presencia de Logidigal en la organización y de Manuel Lara como interlocutor (profesor de la Universidad de A Coruña y experto en el tema, pues es socio fundador de la Asociación Galega do Patrimonio Industrial Buxa, una entidad que tiene como objetivo recuperar y mantener la historia industrial gallega en todas sus vertientes); y la idoneidad de realizar dicha travesía en barco, tanto por temática como por ser la mejor opción para divisar los puntos que la conforman. En este sentido, dada la ruta que nos ocupa, era bien merecida una nave con historia, estéticamente atrayente y que recordara el buen hacer de la gente de mar. Todo ello lo encontramos en un escenario ya conocido para los habituales de Bluscus, la goleta Nauja, pues esta embarcación data nada menos que de los años 30 del siglo pasado (fue construida entre 1928 y 1930) y originalmente botada como Maagen (“gaviota” en danés) para labores de pesca en las islas Feroe. Nacida en los astilleros de Frederikssund en Selandia, Dinamarca, fue adquirida posteriormente por el Ministerio de Defensa Marítima danés para misiones de inspección en las aguas de Groenlandia. Lo que nos da una idea de la ajetreada vida que pudo tener a lo largo del siglo XX.

patrimonio industrial gruas Bouza

Zona industrial de astilleros en Bouzas, Vigo.

Con estos dos elementos asegurados, iniciamos desde Bouzas la travesía, con un primer acercamiento a los estaleiros que conforman la línea de costa que va desde la Praza da Industria Conserveira, en el Berbés, hasta el mercado de Bouzas: Barreras, Armón, Cardama, Freire… Mientras aprendemos un poco de la historia de estos negocios, vamos descubriendo una visual de la ciudad que no es la acostumbrada para muchos de nosotros, la cual se acentúa cuando tras haber virado llegamos a la zona del propio puerto. Divisamos el auditorio Mar de Vigo y los edificios que lo rodean, antaño ejemplos de prosperidad y poder, de cuando esta antigua zona de playa (perdida hace ya décadas) hervía de actividad industrial en base al pescado o a la creación de redes, cuerdas y cables de acero.

patrimonio industrial

Observación en zona de astilleros

Desde aquí volvemos a virar, esta vez poniendo proa hacia la boca de la ría, donde se sitúan las Cíes y donde, tras ellas, el mar abierto se convierte en océano. Un trasatlántico que abandona el puerto y un carguero que no se le queda atrás en tamaño son los primeros barcos con los que nos cruzamos, pero no serán los últimos del día: remolcadores, embarcaciones de recreo, mejilloneros e incluso traiñeiras de remo nos recuerdan que pese a lo perdido, la zona todavía tiene mucho que vivir. Dejamos atrás Bouzas con la historia de conserveras como Valcárcel o la fábrica de curtidos y sebos La Forzosa Gallega, de las cuales solo resta el edificio abandonado de la segunda, ya que la primera fue traslada en los 60 al relleno de Bouzas, donde se mantiene hoy en día tras haber desarrollado su actividad en la playa del otrora concello desde 1919. Alcabre y el Museo del Mar son los siguientes en la lista, mientras entornamos la mirada hacia la zona norte de la ría, dejando las Cíes a babor, en las que la industria del pescado también estuvo presente, y Cangas al frente.

patrimonio industrial crucero

Velero, crucero y Roll on – Roll off, se cruzan en la ría.

Barreras, Ibsa, Cervera y por supuesto Massó son parte del itinerario morracense en la zona de Cangas, que junto a otras empresas de Moaña conforman la mitad norte del patrimonio industrial marinero de la ría de Vigo. Desde aquí ponemos rumbo hacia el interior de la misma, hacia donde Rande guarda siglos de historia bajo sus lodos. Un lugar que sin ninguna duda merece una visita propia, pero que por tiempo no será hoy. Durante esta parte del recorrido las bateas se suceden una tras otra, y como si de una guinda en un pastel se tratase, una familia de arroaces sale a la superficie a pocos metros del casco, convirtiéndose en el centro de atención por unos minutos. No penséis que esto pasa siempre, pero si ocurre, es un complemento único para el viaje.

patrimonio industrial

Trainera entre bateas

A la altura de Domaio, por la zona de Punta da Moa viramos una derradeira vez para acercarnos a las faldas del monte de A Guía, en Teis, y seguir la línea de costa de Guixar, dejando atrás la Escola de Transmisións e Electricidade da Armada (ETEA), que en poco pasará a convertirse tras años de abandono en el Campus do Mar de la Universidad de Vigo. Enfilamos desde aquí la parte final del recorrido, observando toda la línea desde Teis hasta el puerto do Berbés en donde en su día se asentaron numerosos almacenes de salazón, fábricas de conservas y astilleros, de los cuales aún perduran hoy algunos por la zona de Espiñeiro, donde también se perdió un antiguo arenal en base al, a veces, mal entendido progreso.

patrimonio industrial

Manuel Lara en plena disertación sobre bateas e industria del Morrazo.

 

Con este repaso terminamos esta ruta marítima sobre el patrimonio industrial en el mismo punto en el que la comenzamos. Desembarcamos con la sensación de haber descubierto un pasado total o prácticamente desconocido, y la sorpresa de que mucho de lo que nos rodea y estamos acostumbrados a mirar con indiferencia ha cambiado. Así se nota en la vuelta a casa, cuando pasando por el Berbés ya no vemos de la misma manera los edificios de la zona, pues aunque no recordemos toda su historia, sabemos que en sus estructuras abandonadas conservan la vida y obra de miles de vigueses, incluyendo en muchos casos a nuestra propia familia.

 

Reserva tu hotel en Vigo y asiste a la próxima ruta por el patrimonio industrial de la ría.

Comparte este post

Bruno

Desde pequeño viví al son de las pequeñas playas de Teis, en Vigo. Ya siendo un niño me acostumbré a unas vistas únicas de la ría. Un tesoro que no todos tienen a mano. Entre otras cosas estudié turismo, interesándome por el patrimonio de Galicia y de Vigo en especial. Es por eso que de vez en cuando escribo en este blog.

Etiquetas: , , , , , , , , , , , , , , ,

Post relacionado

1 comentario

  1. […] su andaina para preservar el patrimonio industrial gallego. Esta entrevista germinó durante la travesía que realizamos por la ría de Vigo con Logidigal y en la que Manuel actuó como guía destacando los principales lugares de […]

Deja un comentario

Tu e-mail no será publicado.