A la marinera, a la provenzal, a la catalana, al vapor, con patatas fritas o espaguetis… existen muchas formar de degustar los mejillones. Pero ¿sabías que se cultivan de distintas formas según las regiones? Aquí te contamos todo sobre el cultivo del mejillón, uno de los moluscos más populares del mundo.

Antes de nada, conviene recordar/aclarar algunas nociones:

  • La mitilicultura designa al cultivo industrial del mejillón, actividad estrella de Galicia, pero también de sitios que os pueden sorprender.
  • El mejillón se define como un molusco bivalvo: tiene un caparazón con dos valvas laterales.
  • Es un animal filtrador: se alimenta de fitoplancton y materia orgánica en suspensión que se encuentran en el mar. Puede bombear hasta 8 litros por hora. También puede acumular microbios, parasitos y contaminantes, así que es imprescindible criarlo en un agua limpia.

Se explotan y se consumen principalmente las tres especies siguientes:

  • El mytulis edulis, también llamado mejillón común o atlántico, vive en las rocas de la zona intermareal. Lo encontramos ampliamente en las aguas europeas: todo el norte de Europa, las costas atlánticas (Irlanda, Bretaña…), EEUU y Canadá. También fue introducido en China. Se cosecha desde hace milenios: ¡se encontraron huellas del mejillón común que se remontan al 6.000 AC!
  • El mytilus galloprovincalis o mejillón mediterráneo, más oscuro que el atlántico, se cultiva en la costa gallega y en todo el mediterráneo: sur de Francia, Italia, Grecia, Albania, Turquía, Argelia, Marruecos…
  • El mytilus chilensis, llamado choro, chorito, o quilmahue se encuentra en el pacífico en las costas peruanas y chilenas, y en el atlántico en Brasil y en las Malvinas. En Chile, se cultiva el chorito desde los años 60.

Cultivo del mejillón por zona geográfica

Cada mejillón no se cultiva de la misma forma según el área. Aparte de la pesca a pie y de la pesca de arrastre de los bancos naturales (sobre todo en la Mancha), los mejillones proceden de cultivos cuyas técnicas más usadas en el mundo son:

Cultivo de mejillones en bouchot

Cultivo del mejillón en bouchot

  • Cultivo en estacas, “bouchots” en francés. Técnica que se puede remontar al siglo XIII en Francia y que consiste en postes verticales de madera clavados en la zona intermareal alrededor de los cuales se enrollan cuerdas de fibras de coco donde vienen a agarrarse los mejillones. En la mitad de la crianza, se añade una red para que los moluscos no se desenganchen. Esta técnica requiere una zona de grandes mareas para que los postes puedan ser cubiertos cuando la marea es alta y accesibles para los miticultores a marea baja. El cultivo de “bouchot” se localiza esencialmente en las costas del norte de Francia (Bretaña, Normandía…)
  • Cultivo en longlines (cuerdas) con boyas plásticas flotantes: los flotadores se conectan gracias a líneas horizontales sosteniendo cuerdas verticales donde se cuelgan los mejillones. De esta forma, los moluscos están continuamente en el agua. Esta técnica de cultivo es la más reciente (1970), y se práctica en países como Irlanda, Nueva-Zelanda o Chile.
  • Cultivo en bateas: las bateas son las plataformas de madera que encontramos en las aguas costeras, y en las que puede haber hasta 500 cuerdas de 12 metros para el cultivo del mejillón. Esta técnica es principalmente usada en España, concretamente en las rías gallegas.
Batea mejillón Ría de Arousa

Cultivo del mejillón en batea

Por nuestras actividades y ubicación en Galicia, estamos muy familiarizados con las Bateas, habitualmente nos acercamos en nuestros paseos por las rías y os explicamos in situ esta forma de cultivo del mejillón. Si queréis conocer las bateas de cerca, os invitamos a subir a bordo de nuestro barco en la ría de Arousa.